Archivo de la etiqueta: Rehabilitación

Modificación del sujeto pasivo del I.V.A. en Construcción y Rehabilitación.

Se acaba de publicar, en el Boletín Oficial del Estado, de 30 de octubre de 2012, la Ley /2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude.

Se producen muchos cambios, pero no es éste el sitio, ni yo el más indicado, para hablar sobre modificaciones fiscales.

Sí hay un punto que me interesa comentar, y es el concerniente a la modificación del sujeto pasivo en la Construcción.

La nueva Ley modifica el artículo 84 de la LEY 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, referente a los sujetos pasivos, me refiero en concreto a la introducción del apartado  f)  que indica lo siguiente:

“…serán sujetos pasivos del IVA los empresarios o profesionales para quienes se realicen las operaciones sujetas en los supuestos que se indican a continuación:

f) cuando se trate de ejecuciones de obra, con o sin aportación de materiales, así como las cesiones de personal para su realización, consecuencia de contratos directamente formalizados entre el  promotor y el contratista que tengan por objeto la urbanización de terrenos o la construcción o rehabilitación de edificaciones.

Lo establecido en el párrafo anterior, será también de aplicación cuando los destinatarios de las operaciones sean a su vez el contratista principal u otros subcontratistas en las condiciones señaladas.”

Esto no quiere decir que se elimine el IVA. Éste debe seguir aplicándose, aunque ahora autorrepercutido, es decir, no es el emisor de la factura el encargado de abonarlo a la Agencia Tributaria, sino el receptor el que retiene el IVA y el encargado de abonarlo. Por lo tanto sí se incluye el IVA pero es el mismo sujeto pasivo (quien recibe la factura). Esta modificación no afecta a las facturas de suministros de materiales.

Con el sistema de inversión del sujeto pasivo lo que se pretende es eliminar el movimiento físico del dinero en concepto de IVA, como una de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude.

 

Esta modificación ha entrado en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Os dejo el enlace con el BOE  enlace

Anuncios

Consolidación de Cimentaciones Superficiales en Edificios Históricos.

El trabajo de consolidación y recuperación de las cimentaciones en los edificios históricos dependerá del tipo de cimentación y de la existencia de alteraciones externas, entendiendo como tal, cambios en la estructura del terreno que modifique la puesta en servicio de la cimentación, presencia de nivel freático, sulfatos o materia orgánica.

Desechando esta última opción, nos centraremos en un caso puntual, que pasa por ser el que con mayor probabilidad nos encontraremos, atendiendo principalmente al diseño y ejecución.

La cimentación más utilizada en la mayoría de edificios es la zanja corrida, debido a que la estructura de muros de carga era la más extendida.

La ejecución empezaba con el apisonado del terreno, una vez excavado a la cota deseada, algo por debajo del firme, y nivelado. Para el apisonado se utilizaba un pisón de madera. Posteriormente, y dependiendo del terreno y de la disponibilidad, se extendía una capa de arena a modo de capa filtrante. Finalmente, la cimentación en sí la formaba una mezcla de gravas y mampuestos de distintas granulometrías, con un aglomerante, que habitualmente era un mortero de cal aérea.

La zanja normalmente se terminaba con unas hiladas de ladrillo prensado de espesor mayor que el muro a modo de base y reparto del muro de carga (ver figura).

 El uso del hormigón no se extendió hasta principios del s. XX. En el Centro Histórico de Málaga, por ejemplo, donde la edificación burguesa data de la segunda mitad del s. XIX, es habitual encontrar cimentaciones de ladrillo.

A la hora de la rehabilitación, y siempre que no se hayan detectado patologías estructurales graves que hagan dudar de la capacidad portante de la cimentación, hay varios puntos a considerar.

Es más probable que la zanja, debido a movimientos del terreno, o a disgregaciones de los materiales, haya perdido su continuidad, tanto longitudinal como transversalmente. Entonces, la actuación irá destinada a reconstituir la continuidad mediante un cinturón de hormigón solidario.

En este caso, lo más importante será conseguir solidarizar el elemento nuevo con la zapata existente para evitar deterioros por esfuerzos cortantes. Esto se conseguirá mediante pernos de anclaje dispuestos transversalmente y fijados a la cimentación existente mediante resinas de epoxi (ver figura).

En primer lugar, antes de comenzar la ejecución, se realizará una minuciosa inspección del estado de la estructura del edificio, e incluso de los edificios colindantes si fuese necesario, dejando testigos en fisuras y grietas para controlar cualquier movimiento.

Posteriormente, se procederá al apeo de la estructura en la zona a ejecutar, con objeto de descargar los elementos sobre los que se va a actuar. Esta operación se hará con sumo cuidado, tras un estudio de los sistemas de apero y, desde luego, siempre desde el lado de la seguridad.

Una vez descargada la estructura, empezaremos con la excavación.

En cimentaciones de edificios residenciales, lo normal es que la longitud no sea muy grande y se pueda excavar un lateral de una sola vez. Si no fuese así, se realizará la excavación por bataches de 1/6 de la longitud, con un orden tal que si los numerásemos del correlativamente, del 1 al 6, se excavarían: 1-6-3-5-2-4.

Con la cimentación descubierta, y convenientemente apeada, intentaremos recuperar el volumen original de la cimentación con un mortero monocomponente a base de cemento, y buena fluidez, para, posteriormente, introducir pernos de armadura corrugada según cálculo, mediante taladro realizado en la cimentación y un adhesivo a base de resinas epoxi, a cada lado de la cimentación.

Finalmente, se terminará la cimentación con el vertido del hormigón para, posteriormente, rellenar y compactar según indicaciones de proyecto.

Vista de la zapata existente excavada.

Detalle de armado del cinturón de solidarización.

Detalle de anclaje con armadura y resina epoxi de fijación.

Vista de la zapata hormigonada.