La Planificación de Obra.

En el post referente al Estudio de Proyecto, dejábamos para el final la planificación de obra. Es ahora, en nuestro tercer artículo sobre la labor del Director de Ejecución, donde vamos a tratar esta cuestión.

Según qué autores, a esta tarea se le denomina programación de obras o, en menor medida, organización de obra. Según mi criterio, la programación de obras es un concepto relacionado principalmente con la relación de las tareas a lo largo del tiempo. Por otro lado, la organización de obras se encarga de la disposición espacial de los trabajos.
Planificación sin embargo, parece un término más apropiado. La 2ª acepción de la RAE define planificación como: “plan general, metódicamente organizado y frecuentemente de gran amplitud, para obtener un objetivo determinado”. Vemos como entra de lleno un elemento diferenciador e imprescindible de toda planificación, que es la consecución de un fin determinado.

Lo primero que debemos decidir cuando empezamos a planificar es el nivel de definición que necesita la obra.
La definición son los niveles de desglose que en los que dividiremos las tareas. Evidentemente, no todas las obras necesitan ser definidas de la misma manera. Incluso dentro de una misma obra, las tareas no tienen porqué tener el mismo nivel de definición. Principalmente, éste será proporcional a la duración de la tarea.
Ejemplo:
Si hormigonamos una planta de forjado en una sola jornada, se recogerá en una tarea, independientemente de la superficie. No será así, sin embargo, cuando se decida hormigonar la misma planta en varias jornadas o en distintas fases.

Establecido el nivel de definición, pasaremos a relacionar las tareas por orden cronológico, con sus subtareas igualmente relacionadas cronológicamente. Para ello, realizaremos una tabla donde iremos signando los valores que nos interese controlar: tiempos mínimo y máximo, inicio más temprano y más tardío posible, número de operarios, presupuesto.
A estos valores, me gusta añadir uno subjetivo, y es el de importancia, de mayor (3) a menor (1). Variable relacionada con la repercusión que tenga sobre otras tareas subsiguientes.
Ejemplo:
El “Replanteo de tabiquería” tendrá importancia 3; la “Pintura de paramentos interiores” importancia 1.

Lo último a definir será el nivel de control. La planificación es una herramienta de trabajo, pero también lo es de control. El control será proporcional al nivel de definición del proyecto, pero también o será del nivel de exigencia impuesto.
Periódicamente, bien semanal, bien mensualmente, se realizarán puntos de control donde se compruebe el desarrollo de las tareas, los plazos invertidos y la concordancia con el presupuesto inicial. A cada tarea se le asignará un encargado de la revisión (que además debe ser el encargado de poner el criterio de aceptación, siempre dentro de la normativa correspondiente).

Otro tema será la elección del sistema de representación. El más usual es el Diagrama de Interrelación de Tareas basado en el Tiempo, que no es sino una variación del Método del Camino Crítico (CPM), apoyado en una representación temporal según un diagrama de barras o Gantt.

Establecidos los tiempos óptimos de realización de cada una de las tareas, pasamos a identificar las interrelaciones entre las mismas. Una vez completado el diagrama de programación, pasamos a determinar el camino crítico, que es la relación de las tareas para las que cualquier retraso en su ejecución supondrá un retraso en la ejecución de la obra. Sobre estas tareas deberá maximizase el control de los plazos.
Cada obra puede tener uno o más caminos críticos. Incluso, ante casos de retrasos en algunas de las actividades críticas, se volverá a determinar el camino crítico, dejando algunas actividades de ser críticas y pasando otras que no lo eran a serlo.

Dirección de Ejecución. Una reflexión sobre lo que viene.

Se acerca el final de año y, como no podía ser menos, es un momento ideal para las reflexiones sobre el futuro inmediato. En lo que a nuestra profesión se refiere, estamos ante un momento complicado. Las nuevas exigencias en cuanto a eficiencia y sostenibilidad, y el uso de las nuevas tecnologías y redes sociales, deben tener una presencia importante en el día a día, mientras se hace frente a una situación económica difícil, tanto afianzando nuestra posición, como adentrándonos en nuevos mercados de mayor pujanza.

Eficiencia y sostenibilidad.

Adaptarse a las nuevas exigencias será imprescindible para hacerse un hueco en el mercado. Optimización del proceso constructivo, control ajustado y garantizado de los plazos, conocimiento exhaustivo y continua actualización de nuevos materiales y tecnologías aplicadas, son algunas de las tareas que proporcionarán valor añadido a la ejecución del proyecto.

Nuevas tecnologías y redes sociales.

Aprovechar las nuevas tecnologías para la mejora del desempeño. Para el que no lo haya hecho ya, el uso de aplicaciones en smartphones y tablets para el control de la ejecución, así como el de las redes sociales para mejorar la comunicación con clientes y contratas y controlar las incidencias de obra en tiempo real, deberán ser pasos a dar cuanto antes.

Trabajo.

Una más que posible situación de paréntesis, en un año de elecciones en Andalucía, junto con los anunciados recortes impuestos en el primer año de legislatura del gobierno central, no hace temer que la situación, en lo que a obra pública se refiere, no va a cambiar mucho.

Por oro lado, sí creemos que habrá una ligerísima mejora en cuanto a actividad privada, principalmente en la vivienda de nivel alto (sobre todo en base a unos parámetros de diseño claros: vivienda amplia, moderna, de materiales nobles, en contacto con el exterior…; viviendas que permitan al comprador dar un salto de calidad evidente y que no entre en competencia con el stock existente). De todas formas, no creemos que este leve repunte sea significativo, y el 2012 volverá a ser un año difícil.

Para concluir, dos apreciaciones:

Primero, la apuesta por la agrupación y colaboración entre técnicos debería entrar en los planes de todo estudio con ganas de crecer, y poder así para hacer frente a la situación con un potencial mayor, reducir costes y aprovechar las sinergias creadas.

Segundo. Los colegios oficiales deben dar un paso al frente y dejar de lamentarse por la pérdida de facturación y de competencias. La organización de misiones comerciales y la preparación y ayuda a los técnicos en su salida al mercado internacional, son servicios con los que recuperar cuota de mercado, a la vez que se facilitan nuevas vías laborales a sus colegiados.

Cálculo estimado del número de trabajadores de una obra.

En el siguiente post, haremos una justificación del cálculo estimado de la mano de obra necesaria para una edificación de obra nueva y de tipo medio. Lo haremos a través de un ejemplo:

El dato de partida será el presupuesto de ejecución material (PEM). En este ejemplo:

PEM= 4millones €

El primer cálculo que realizaremos será el del coste total de mano de obra. Valoramos en 30% el porcentaje que se destina al personal en una obra de tipo medio. Esto variará según el tipo de obra, los materiales utilizados y la laboriosidad de las unidades a ejecutar.

Coste de la mano de obra = 30% 4M. € = 1,2 Millones €

El siguiente dato de la obra será la duración estimada en meses. Para este ejemplo, 22 meses

Si estimamos que las horas trabajadas por un obrero al año son 1750, para 22 meses, las horas trabajadas por un obrero serán:

1.750 h * 22/12 = 3.208,33 h

El siguiente dato que necesitamos es el coste medio de un trabajador por hora. Si lo estimamos en 20 €, el coste total de un obrero a lo lago de la obra, será:

3.208,33 h * 20 €/h = 64.166,66 €

Finalmente, si habíamos estimado en 1,2M. € el coste total de la mano de obra, y sabemos que cada trabajador tendrá un coste medio de 64.166,66 €, el número de operarios lo obtenemos de forma automática:

1.200.000 € / 64.166,66 € = 18,7 = 19 obreros

JUSTIFICACIÓN NÚMERO DE OBREROS
A P.E.M.

4.000.000,00

B Coste mano obra (30%)

1.200.000,00

C Meses tiempo estimado obra

22,00

D Horas trabajo anual por obrero

1.750,00

E Horas totales trabajadas por un obrero (D*C/12)

3.208,33

F Coste medio de trabajado/hora €

20,00

G Horas de trabajo * precio/hora (E*F)

64.166,66

H Nº trabajadores=horas totales obra/horas totales obrero= B/G

18,7

Total Obreros  

19

El Estudio del Proyecto de Ejecución.

La segunda entrega de nuestra serie de artículos sobre la labor del Director de Ejecución  con el Estudio del Proyecto de Ejecución.

A diferencia del concepto utilizado frecuentemente como Estudio y Análisis, nosotros no entendemos este Estudio como una supervisión del Proyecto. No creemos que sea el Director de Ejecución el encargado de supervisar el trabajo de otro técnico. Hay empresas dedicadas a esa tarea, y el promotor puede hacer uso de ellas. Que técnicos especializados en otros trabajos se supervisen lo realizado por otros nos llevaría a un carrusel de informes sin sentido, en la que la única finalidad sería contrarrestar lo afirmado por el anterior.

Para nosotros, el Estudio del Proyecto de Ejecución es un documento imprescindible que nos ayudará a vigilar el cumplimiento de sus especificaciones y a prever cualquier vicisitud que pueda venir originada por el mismo.

A continuación desarrollamos las partes de un Estudio de Proyecto:

1. Presentación:

– Datos del técnico redactor del Estudio.

– Nombre del proyecto  y autor del mismo.

– Datos de los participantes en la obra: nombre y datos de contacto del promotor, miembros de la dirección facultativa, organismos de control y otros participantes.

– Datos de la obra: dirección del solar, superficie, datos topográficos,…

– Licencia (si ya la hubiese obtenido).

– Datos resumen del proyecto: desarrollo del programa, usos, plantas. Superficies. Presupuesto de ejecución material y de contrata. Planning estimado.

2. Estudio:

– Chequeo de la documentación: comprobación si el proyecto entregado contiene toda la documentación necesaria para afrontar la obra.

– Verificación de la normativa utilizada.

– Estudio geotécnico. Laboratorio redactor y datos de contacto. Conclusiones y solución estructural propuesta.

3. Análisis:

– EHE. Descripción de la estructura proyectada. Datos del hormigón y acero utilizados.

– Descripción de las soluciones constructivas ordenadas por capítulos. Se hará incidencia en las unidades con alguna peculiaridad que pueda producir alguna incidencia en su ejecución.

– Mediciones. Repaso de las mediciones. Verificación del presupuesto de contrata adjudicado si lo hubiese.

– Control y ensayos. Comprobación de los ensayos establecidos y el cumplimiento de la normativa correspondiente.

4. Planificación:

– Planning de obra. Estimación temporal medida en semanas, con cálculo de la mano de obra y previsión de las certificaciones.

El Director de Ejecución en la preparación del Proyecto.

Aunque tan solo es usual en obras de tamaño medio y grande, la participación del Director de Ejecución en la fase inicial de redacción del Proyecto pasa por ser imprescindible.

No podemos olvidar que cuando un cliente entra en un estudio para realizar un encargo (no ocurre mucho, lo sé, pero a veces pasa), no es un proyecto lo que quiere, sino unas llaves (léase, un edificio terminado). Olvidar el proceso de construcción supone dar al cliente una información incompleta desde el inicio.

Una vez celebrada el primer acercamiento cliente-arquitecto, en la que el primero establece su programa de necesidades, el equipo técnico procede a recopilar toda la información necesaria para preparar una primera propuesta. Es la fase que llamamos de Preparación del Proyecto.

Esta primera propuesta, tendrá la definición que crea conveniente el autor del proyecto, normalmente un Estudio Previo, siendo recomendable ya en este punto, que vaya acompañada de una planificación estimada, un estudio de costes inicial y un informe de riesgos y posibles desvíos.

Será una documentación generalista, ya que aún no dispondremos de datos suficientes para entrar en detalles. En muchos casos, es el propio autor del proyecto el encargado de realizarla, aunque es conveniente la participación del director de ejecución desde el mismo inicio. No hay que olvidar que los mejores resultados de un grupo de trabajo se obtienen cuando cada miembro puede dedicarse a una tarea a largo plazo y de manera exclusiva.

Este proceso deberá quedar establecido en una primera reunión de equipo, que nosotros solemos llamar, desde luego copiado de algún autor, Reunión de Planificación General (RPG), y que no es otra cosa que una especie de brainstorming entre los autores del proyecto, el director de obra y el director de ejecución, enfocado principalmente a visualizar los problemas que puede acontecer la materialización del proyecto, y comprobar si las fechas de finalización de cada hito se ajustan a las necesidades del cliente.

Después de esta primera reunión, se inicia una segunda fase, la de Redacción del Proyecto, en la que podrá pormenorizarse la planificación, ya con el proyecto más definido. Todo se realizará en base a las tres premisas primordiales: calidad, presupuesto y plazos.

Una vez conocida la fecha de entrega de la obra al cliente, es posible definir la secuencia de actividades que conformarán la programación. La documentación a preparar en esta fase constará de presupuesto desglosado y real, una programación semanal de cada unidad de trabajo, y que contemple en cuenta puntos de control parcial, puntos de control general, posibles riesgos y desvíos probables. No estamos hablando tanto de previsión de futuro como de la realización de un instrumento dinámico, con capacidad para absorber los imprevistos y reaccionar de una manera dinámica sin desviarse de los objetivos del cliente.

Proyecto y programación deberán presentarse al cliente para su conformidad. Tras las oportunas correcciones, y una vez obtenida la aprobación final por parte del cliente, la planificación se integrará al resto de los documentos del Proyecto de Ejecución. Este hito da comienzo a la fase de Planificación de Obra. Es importante en este punto la participación del cliente en las reuniones: adjudicación de una contrata, elaboración de los contratos y elección de materiales son acciones que tendrán lugar en esta fase. Además, el Director de Ejecución, con el conocimiento que del Proyecto ya tiene, y apoyado en toda la información recabada en las reuniones celebradas hasta la fecha, deberá elaborar el Estudio y Análisis del Proyecto, documento que nos servirá de apoyo para el control de la obra, y que trataremos en un siguiente artículo.

Planificación Inicial de la Ejecución.

Análisis e Innovación en la Dirección de Ejecución.

Desde este punto de encuentro, empezamos con ilusión un nuevo proyecto, en el que  intentaremos adentrarnos en los factores que pueden incidir en una correcta ejecución de un proyecto de edificación.

Partiendo del conocimiento y la experiencia adquirida en nuestros años de desempeño profesional, no perderemos de vista nuevos modelos de dirección y management, la creación de procesos constructivos innovadores, o el desarrollo de nuevos métodos de control y gestión de calidad.

Empezaremos pronto…

Máquina de pilotaje

La Gestión Integral del Proyecto y de la Edificación.

GESTIÓN INTEGRAL DE PROYECTO Y CONSTRUCCIÓN.

La Gestión Integral de Proyectos es la forma más eficaz de realización de obras.

Asegura al Cliente el control real de su Proyecto, tanto durante el proceso de diseño, como durante la construcción. Los objetivos y expectativas de nuestros clientes, pasan a ser nuestras obligaciones, facilitando el cumplimiento de los plazos, costes y calidades, previamente establecidos.

Edificio de 46 Viviendas. Málaga.

Análisis e Innovación en la Dirección de Ejecución y el Project Management