Movimiento de tierras para la ejecución de dos viviendas unifamiliares adosadas.

Hemos comenzado en Málaga capital la ejecución de las obras de dos viviendas unifamiliares pareadas.

En el presente post, vamos a tratar de desarrollar las principales complejidades correspondientes a la fase de Movimiento de Tierras, y que ha sido realizada en apenas cuatro semanas.

La dificultad principal residía en la parcela objeto del proyecto, y que contaba originalmente con una importante pendiente, cercana al 60% y donde el vial de acceso lo teníamos en la cota más baja.

Por otro lado, la configuración de nuestras viviendas, pegadas a las medianeras, nos obligaba a realizar un talud de 10 metros, contando con la dificultad añadida de encontrarnos con edificios residenciales preexistentes en la parte superior.

001

Ante estas dificultades, el lado positivo venía por las características del terreno. Las observaciones in situ realizadas sobre él, permitían calificar el mismo como estable. Tal y como indicaba la nota geotécnica previa, la capa superficial estaba constituida por metarenisca de tono gris con intercalaciones aleatorias de pizarra verde, proveniente de rellenos de obras cercanas. La capa siguiente y principal estaba constituida por pizarra, ubicada en los primeros metros del frente rocoso, y con el desarrollo de las vetas desfavorable a la excavación.

006

En un principio, planificamos la excavación afrontando el núcleo central, para irnos acercando paulatinamente a las medianeras, donde procederíamos por bataches, con apuntalamientos de seguridad para los taludes.

La opción de ejecutar una pantalla de micropilotes, aunque que barajada, y quedó como una opción en caso de necesidad, no fue adoptada en un principio gracias a la idoneidad del terreno.

025

Sin embargo, una vez que íbamos procediendo a la excavación, la firmeza de los taludes nos permitía avanzar más rápido de lo esperado, desechando incluso los bataches, para avanzar así con mayor velocidad.

Si optamos, como medida para evitar desprendimientos, y ante posibles lluvias, por proyectar hormigón gunitado en los taludes, previa colocación de una malla electrosoldada.

072

En la fotografía anterior, se aprecia el gunitado sobre los taludes, y el corte de 8 metros en su punto máximo. Este punto se alcanzó tras dos semanas de obras.

Con el gunitado, conseguíamos la seguridad necesaria para afrontar la última fase de la excavación, y comenzar así con los muros de sótano de las viviendas, que nos servirán a su vez de contención.

129

Los datos del movimiento de tierras, para finalizar, han sido: cuatro semanas de duración, la mitad del tiempo planificado, y una excavación de unos 3.200 m3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s